ARQUITECTOS
CONCRETOS
INFO@TRUARQUITECTOS.COM
BLOG Facebook Instagram< Linkedin You Tube
Encontrar a un socio ideal
Categoría
Emprendimiento
Fecha
Agosto 20, 2020
regresar

Un socio empresarial es alguien que te puede traer grandes éxitos o terribles fracasos. Por eso, a la hora de buscar y elegir quién va a ser nuestra contraparte comercial tenemos que tener mucho cuidado para decidir con quién queremos emprender en los próximos años.  

 

Idealmente, los socios contribuyen de manera equitativa con talentos y conocimientos para el negocio, creando una integridad que no podría ser alcanzada en caso de no existir la sociedad. Sin embargo, la ansiedad que conlleva un emprendimiento, la necesidad de sobrevivir en el mercado puede generar un choque entre personalidades si es que estas no son compatibles. 

 



La mayoría de las empresas exitosas de hoy fueron creadas en pares. Parece ser una fórmula que funciona. Los inversionistas - además - prefieren invertir en equipos. Sienten que es más fácil depositar la confianza en más de una persona. A pesar de eso, el 65% de las empresas que fracasan se debe a la mala sinergia entre los socios. 

 

Los equipos más exitosos son aquellos donde los miembros ya han trabajado juntos en el pasado. Esto permite prever las aptitudes y defectos de los demás y prepararse para posibles eventualidades. Los equipos conformados por miembros de una familia, las parejas o los amigos son los que menos ratio de éxito tienen a la hora de aliarse. Esto se debe a que saber diferenciar entre la relación personal y la profesional no es tarea fácil, pues solemos llevarnos las críticas del plano empresarial al personal. Es un error muy común pero difícil de evitar. 

 

Estos son algunos consejos que te pueden ayudar a elegir a tu socio comercial:

 

1. Encuentra a alguien en quien confíes y con quien te guste pasar rato

La confianza es una virtud que va a ser necesaria durante toda la vida de la empresa y más. Uno tiene que ser capaz de contar con la otra persona. Además, en contra parte la desconfianza es muy fácil de perder. 

 

2. Encuentra a alguien que comparta tus valores

Los valores de una persona no necesariamente son traídos a la mesa en el horario laboral, pero hallar a alguien que priorice las mismas necesidades de la sociedad o tenga una semejante visión de bien y mal, garantiza que sus acciones van a estar alineadas en el ámbito laboral. 

 

3. Encuentra a alguien con habilidades complementarias

 

Por más buenos que seamos en una materia, cojeamos en otra. Es algo inevitable. A lo largo de la vida vamos desarrollando habilidades y descuidamos otras por falta de interés o tiempo. El mejor aliado que puedes hallar - entonces - es una persona que sobresalga en aquello donde tú tienes problemas y viceversa. Podemos encontrar buenos socios pero si van a traer lo mismo que nosotros a la mesa, ¿cuál es su propósito? Uno de los dos está sobrando. 

 

4. Encuentra a alguien que pueda ceder

En una relación comercial siempre vamos a estar pendientes de lo que aporta cada miembro del equipo al proyecto y en un periodo corto es fácil llevar la cuenta. Pero a medida que pasa el tiempo resulta casi imposible cuantificar los esfuerzos que está aportando cada uno, por eso es importante asociarte con alguien que esté dispuesto a ceder y no tenga que tener la razón siempre. Confiar en que ambas partes están esforzándose para aportar de manera equitativa y que ninguna de los dos quiere sacar ventaja por la situación. 

 

5. Encuentra a alguien que quiera crecer 

 

A lo largo de nuestras vidas estamos enfrentados a adversidades y debemos estar preparados para cambiar. Estos cambios nos permiten mejorar y crecer. Pero para poder avanzar en la misma dirección y a una velocidad constante, debemos estar asociados con personas que tengan la misma ambición que nosotros y estén dispuestos a dar esos saltos en los momentos adecuados. De lo contrario, una parte va a sentir que está siendo frenada y la otra apurada. 

 

Es probable que si aplicamos estas características como filtro, nos quedemos sin opciones para buscar un socio, pero el error está en buscar el socio perfecto. No lo hay. En una sociedad siempre va a haber altibajos, siempre va a haber discusiones, pero lo más importantes es que al final del día todas las partes estén dispuestas a asumir sus responsabilidades y aceptar sus errores. Esa es la clave principal para cualquier relación profesional y también personal. 

 
OPCIÓN PARA COMPARTIR
Whatsapp